Dividir: You're doing it wrong

El algoritmo que nos han enseñado para dividir funciona, pero como todo algoritmo eficientillo, funciona mejor para máquinas que para humanos. Por tanto se me ocurrió uno que, siendo menos eficiente a nivel de máquina, lo fuese más a nivel de cerebro primate.

Formateado en Latex aquí

No utilizamos nada que no sea perfectamente trivial:

No hace falta decir, y por eso no lo estoy diciendo, que q puede ser negativo siempre que k+q no sea 0, y que todo lo anterior es plenamente generalizable para a/b en vez de para 1/7.

Nota: Un punto a quien vea inmediatamente cómo, a partir de la última aproximación de 1/7 = 142857/999999 ~ 0,142857 se puede fácilmente deducir que 1/7 es decimal periódico.

Falacia de la subsunción.

El esquema general de esta falacia es: Tal, entonces solo tal. Por ejemplo: Te pasa que has dormido mal (ergo solo te pasa que has dormido mal), y como no es para tanto, eres un quejica. Eres un judío, por tanto eres solo un judío (y de ninguna forma también peluquero). Eres un hombre, por tanto eres tan solo un hombre. Eres una mujer, por tanto eres solamente una mujer. 

Este último caso me interesa particularmente, porque tengo la impresión de que el movimientillo feminista de mi antiguo instituto puede estar corriendo el peligro de subsumir a sus miembros en su identidad sexual, al organizar, por ejemplo, espacios de sorodidad. La alternativa sería proporcionar un espacio en el que ser mujer u hombre fuese incidental.

"Nos equivocaríamos también si hablásemos de un «feminismo» cínico-estoico. Lo que las dos escuelas preconizan es precisamente el rechazo a tener en cuenta a la mujer en cuanto a tal", se lee en El mundo helenístico: cínicos, estoicos y epicúreos. Esta propuesta me resulta mucho más intelectualmente satisfactoria que la anterior.

Como con cualquier caracterización de una falacia, la anterior reflexión nos permite entender dónde falla y defendernos al encontrarla rumiando por la naturaleza. En este caso, nos permite responder a los argumentos del tipo "Y si tuvieras dos personas iguales excepto en tal característica, ¿a cual elegirías?". Aquí, aceptar la aparentemente inocente premisa: que sea hipotetizable la existencia de dos personas idénticas excepto en lo que a un cierto rasgo se refiere, sienta las bases para subsumir a ambos sujetos hipotéticos en el la característica que los distingue, y a partir de ello, subsumir a sujetos no hipotéticos. Así, no debemos caer en la trampa de pensar que de una respuesta afirmativa a las tres siguientes preguntas se sigue asentimiento a la cuarta y a la quinta:
  1. Entre alguien con o sin gafas, a igualdad de todo lo demás, ¿elegirías al segundo?
  2. ¿Entre tener o no tener gafas, preferirías no tener gafas?
  3. Entre que toda la sociedad tuviera gafas o que no tuviera gafas, ¿elegirías lo segundo?
  4. Entonces, ¿alguien que tiene gafas es mejor que alguien que no tiene gafas?
  5. Entonces, ¿si al elegir entre dos candidatos solo supieras que uno tiene gafas y otro no, elegirías al segundo?
Y a aquellos que describiesen el matiz entre ambas como una mera minucia no podríamos sino presentarles la siguiente situación: Una conversación con un genio de la botella maligno, aquel que interpreta de forma literal lo que se le pide, de la peor forma para el que lo hace:

Pregunta 5)
GM: Hay dos personas que quieren compartir piso contigo. ¿Quieres que te diga algunos datos?
Adelante.
GM: Uno de ellos siempre ha sido amable con los animales, mientras que al otro le han sido más bien indiferentes. ¿A quién eliges?
Elijo al que es amable con los animales.
GM: Otro que cae.

Pregunta 1)
GM: Tienes que elegir como compañero de piso entre dos candidatos, que son en todo iguales a excepción de que uno siempre ha sido amable con los animales.
Elijo a este último.
GM: Podría haber sido peor; podrías tener a un Hitler que además torturara a tu gato.


Así, en general, si la importancia de lo que conoces es insignificante en comparación con la variabilidad esperada de lo que no conoces, no es estúpido negarse, por principio, a subsumir: tirar una moneda. Esto, por supuesto, parecerá obvio si no se conoce el sesgo de retrospección. Respecto de la racionalidad de este comportamiento, termino con las palabras de Daniel Kahneman (cita en español aquí):
Stereotyping is a bad word in our culture, but in my usage it is neutral. One of the basic characteristics of System 1 is that it represents categories as norms and prototypical exemplars. This is how we think of horses, refrigerators, and New York police officers; we hold in memory a representation of one or more “normal” members of each of these categories. When the categories are social, these representations are called stereotypes. Some stereotypes are perniciously wrong, and hostile stereotyping can have dreadful consequences, but the psychological facts cannot be avoided: stereotypes, both correct and false, are how we think of categories.

You may note the irony. In the context of the cab problem, the neglect of base-rate information is a cognitive flaw, a failure of Bayesian reasoning, and the reliance on causal base rates is desirable. Stereotyping the Green drivers improves the accuracy of judgment. In other contexts, however, such as hiring or profiling, there is a strong social norm against stereotyping, which is also embedded in the law. This is as it should be. In sensitive social contexts, we do not want to draw possibly erroneous conclusions about the individual from the statistics of the group. We consider it morally desirable for base rates to be treated as statistical facts about the group rather than as presumptive facts about individuals. In other words, we reject causal base rates.

The social norm against stereotyping, including the opposition to profiling, has been highly beneficial in creating a more civilized and more equal society. It is useful to remember, however, that neglecting valid stereotypes inevitably results in suboptimal judgments. Resistance to stereotyping is a laudable moral position, but the simplistic idea that the resistance is costless is wrong. The costs are worth paying to achieve a better society, but denying that the costs exist, while satisfying to the soul and politically correct, is not scientifically defensible.

Las tildes en el español

¡Las tildes en español son verdaderamente absurdas!, me dije. No tiene sentido que las llanas se acentúen excepto si terminan en n o s, y las agudas viceversa. Lo lógico sería que toda silaba tónica llevase acento. Y así, comencé a tomar apuntes haciendo esto mismo.

Pronto, terminé harto; de dicha forma toda palabra tiene tilde, lo cual es farragoso; la opción actual tiene un mucho mejor balance entre economía de términos y complejidad. Los ingleses, por el contrario, eligen no poner tildes por ninguna parte, y uno no sabe si la simple palabra dog se acentúa en la cuarta sílaba o todo lo contrario.

Sea como fuere, después de hartarme a escribir tildes modifiqué un antiguo programa (del que hablaba en esta entrada) para determinar algunos datos. Los resultados son más o menos constantes para El Quijote, El lazarillo de Tormes y El Buscón, así como en un Lemario del español obtenido de la red (Enlace):





En el diccionario hay más tildes porque este, al contrario que el discurso normal, no repite artículos ni preposiciones. Como nota final, dejo este fragmento del Quijote que me encontré buscando palabras con cinco íes o más. Atención a Sancho.
Sosegados todos y puestos en silencio, estaban esperando quién le había de romper, y fue la dueña Dolorida con estas palabras: 
-Confiada estoy, señor poderosísimo, hermosísima señora y discretísimos circunstantes, que ha de hallar mi cuitísima en vuestros valerosísimos pechos acogimiento, no menos plácido que generoso y doloroso, porque ella es tal, que es bastante a enternecer los mármoles y a ablandar los diamantes y a molificar los aceros de los más endurecidos corazones del mundo; pero antes que salga a la plaza de vuestros oídos (por no decir orejas), quisiera que me hicieran sabidora si está en este gremio, corro y compañía el acendradísimo caballero don Quijote de la Manchísima y su escuderísimo Panza. 
—El Panza—antes que otro respondiese, dijo Sancho— aquí está y el don Quijotísimo asimismo, y, así, podréis, dolorosísima dueñísima, decir lo que quisieridísimis, que todos estamos prontos y aparejadísimos a ser vuestros servidorísimos.
 Y nótese que quisieridísimis es un verbo. Vale. 

Poemillas programáticamente producidos.

Tras enviarme mi padre este artículo de El País acerca de un programa con el ingenioso nombre de WASP (Wishful Automatic Spanish Poet), y leerme el texto académico, que presenta algunos detalles explícitos, he programado un divertimento que, dado un poema, produce otro, imitándolo. Al ser mi programa menos autónomo, su resultado estético es más satisfactorio. Este es su Magnum Opus:


Un punto a quién identifique en qué poema está basado.

La ἀλήθεια (aletheia) desde Heidegger.

1. Introducción:

La verdad como corrección no es de la misma esencia que la verdad como desocultamiento. Rayos y centellas: con esas palabras un cristal anteriormente invisible ya se mostraba como todo menos transparente; chocaba visceralmente contra “una opinión impensada, en sí llamada obvia”. Desarrollemos pues, dicha idea. 

Para ello expondremos en primer lugar los problemas de distancia y de traducción y en segundo lugar proporcionaremos intuiciones, acerca de la ἀλήθεια, en la forma de una batería de ejemplos. En estos dos apartados procuraremos adelantar y dejar traslucir lo aprendido, y sólo al final expondremos los puntos teóricos destilados, que para entonces deberían ser familiares para el lector.

Podríamos perfectamente presentar primero la sustancia teórica, luego los ejemplos y finalmente aplicar las consideraciones anteriores al problema de la traducción. No obstante, la estructuración elegida nos parece, en primer lugar más amena y en segundo lugar más satisfactoria, pues en vez de requerir un acto de fe al presentar la teoría, como conclusión de una exposición ya tiene cierta justificación.

2. Problemas de distancia y de traducción.

Otra cita igualmente desgarradora: El dios del antiguo testamento es un Dios que da órdenes. Su palabra es “tú (no) debes”. Los dioses griegos no son dioses que ordenan, sino que más bien dan señales, indican. O, en palabras de Heráclito, El señor del cual es el oráculo de Delfos ni dice ni oculta, sino que señala (ni habla ni vela, sino que indica). Los dioses disneyficados distan mucho de los griegos; un ejemplo de ello es el Eros que se identifica con un Cupido querubín, que en nada se asemeja a los Eros que se discuten en el Banquete de Platón ni el que se muestra en, por ejemplo, en la Teogonía de Hesíodo.

La distancia se hace tan grande que surge la duda de si una época tardía esté aún en condiciones de pensar nuevamente los pensamientos más tempranos. A esa duda se agrega otra: la de si tal proyecto es de alguna utilidad, nos previene Heidegger.

Y mediante su Parménides, Heidegger intenta traspasar esa distancia. Para ello, en primer lugar, nos presenta el Catch-22 de toda traducción: avisándonos de que La traducción adjunta contiene ya la interpretación del texto y señalándonos que la palabra “desocultamiento” no “es” desocultamiento, en el contexto de una traducción. Se entiende mejor como el mejor intento de una aproximación a ἀλήθεια por parte del traductor.

Por otro lado, Heidegger pretende conocer a Grecia desde Grecia, lo cual implica conocer la ἀλήθεια griega sin nuestro bagaje occidental contemporáneo. Y sin embargo, partimos inevitablemente de una concepción del conocer. Por ello, en el proceso de conocimiento en un primer lugar, se determinaría con exactitud qué es ἀλήθεια, y tan solo después podríamos comenzar a descubrir la ἀλήθεια desde la ἀλήθεια. Lo que quiero decir se entiende con el siguiente experimento: Si los griegos descritos por Heidegger nos estudiasen a nosotros, buscarían indudablemente aprehender la esencia de la exactitud, en vez de conocer qué es la exactitud con exactitud, o la corrección con corrección.

Así, conocer a Grecia desde Grecia sería recursivo, pues para ello sería necesario conocerla ya de antemano. De forma similar, dilucidar el funcionamiento del antiguo lenguaje jeroglífico egipcio desde su propia gramática y vocabulario podría parecer una excelente idea desde la teoría, y sin embargo ser irrealizable en la práctica. Por tanto nos da la impresión que Heidegger busca, y en gran medida consigue determinar con exactitud en qué consiste la ἀλήθεια griega (en contraposición a conseguir desocultar su esencia). Para hacer esto último y no caer en paradojas primer curso de teoría de tipos, me parece que serían necesarios varios ciclos, determinando una nueva “verdad” desde la perspectiva dilucidada en el paso anterior.

Esa impresión no es tan solo un juicio de valor; se fundamente en cierto análisis de lo no dicho en el decir de Heidegger, por ejemplo en Zu meinen wir betrieben eine sogenannte »Wortphilosophie«, die alles aus bloßen Wortbedeutungen herausklaubt, ist frelich eine sehr bequeme Meinung, aber auch eine so oberflächliche, daß sie nicht einmal mehr als falsche Meinung bezeichnet werden kann [Encontramos el término falso, que es posterior a lo griego]. No obstante, de momento tomamos esa intuición como hipótesis de trabajo, sujeta a modificaciones a medida que perfeccionemos nuestro control del alemán. Si resulta errónea, estoy seguro de que descubrir donde falla mi comprensión será una experiencia fascinante  [N.B: Para los puntos que parecían requerirlo, como el anterior, hemos consultado una edición alemana, pero en general nos basamos en una española. Todas las citas anteriores son de su Parménides]

Burocracia: {El libro de Teresa Oñate, El nacimiento de la filosofía en Grecia. Viaje al inicio de occidente, también parece en ocasiones estar determinando con exactitud aspectos de la filosofía griega, hablando de “un solo sentido muy preciso” en la pg. 85 de El nacimiento…, o de “incorrecto” en la página 103}

Asimismo, hay una traducción del alemán al otros idiomas que Heidegger no tiene por qué considerar, pero nosotros sí. Al leer Platons Lehre von der Wahrheit elegimos una traducción con pinta de reputada (HEIDEGGER, Martin. Pathmarks. Trad. William McNeill. Cambridge: Cambridge University Press, 1998. Impreso), por tanto nuestra sorpresa fue máxima cuando encontramos lo siguiente At the same time, Plato seeks to avoid false interpretations..., que en el alemán original es Abwehrend will Platon zugleich zeigen, dass die παιδεία nicht darin ihr Wesen hat.... En el primer caso se utiliza el vocablo “falso” y en el segundo una construcción similar a “no tiene en su esencia”. En el contexto de diferentes concepciones de la verdad, ambos tienen un significado muy diferentes.

Por último, la obra de Heidegger habla de los griegos con alegría, de forma general: Los griegos nunca pensaron expresamente ἀλήθεια ni lethe en su propia esencia, ni el fundamento de su esencia, porque lo hacen dentro de esa esencia. Su idea es buscar el substrato compartido, pero no explicita a quienes abarca. Esto pudiera o bien ser un problema de indefinición o una asunción de homogeneidad que pudiera resultar injustificada. Sea como fuere, esa visión queda complementada por La teología de los primeros filósofos griegos, de Werner Jaegger, que considera las particularidades de diversos autores, y el propio autor expone en Platons Lehre von der Wahrheit que en Platón confluyen ambos modos de verdad: La prioridad de la idea sobre la ἀλήθεια da lugar a la transformación en la esencia de la verdad, de desocultamiento a la corrección de la aprehensión y del enunciar. Como desocultamiento, la verdad es un rasgo fundamental del ente mismo. Pero como corrección de la mirada, se torna en una característica del comportamiento humano hacia los seres. Así, en Platón la verdad es, al mismo tiempo, desocultamiento y corrección, si bien la desocultación ya está bajo el yugo de la idea.

3. Aproximación a la ἀλήθεια mediante algunos ejemplos.

A pesar de la meritoria labor teórica de Heidegger, tras leer y reposar su texto veo que falta algo: El caso particular que conduce a la comprensión del todo general. Nietzsche afirma que “el concepto es la necrópolis de la intuición”, a lo que Heidegger podría escapar afirmando que “La palabra verdad nos remite a una definición; el desocultamiento nos remite a imágenes e intuiciones”, y sin embargo las imágenes en el Parménides son escasísimas, destacando una curiosa disquisición acerca de la máquina de escribir. Por contraste, en Nietzsche las imágenes pululan con total libertad.

En general la imagen, ya sea como mito, analogía o ejemplo parece imbricada en la filosofía de la Antigua Grecia. Por tanto me resulta desconcertante que Heidegger no presente la idea de ἀλήθεια, mediante una forma próxima a su tradición, sino a través de una prosa árida y académica. ¡El ejemplo, la analogía, el mito: la imagen, tiran hacia el desocultamiento del asunto sin necesidad de hacerlo inaccesible! 

No todo ocultamiento es lo falso ni todo lo falso es ocultamiento. Un ejemplo de ello es el grupo “The Yes Men”, cuyo lema es “Las mentiras pueden exponer la verdad”, que resulta paradójico e inquietante para una concepción de la verdad como corrección, pero no para la verdad como ἀλήθεια. En una de las actuaciones de este grupo, el lema se implementa haciéndose un miembro pasar por representantes de la empresa Dow Chemicals ante la BBC. Admite la responsabilidad total de un desastre químico, ofreciendo compensación monetaria a las víctimas. Y esta mentira expone la naturaleza de la empresa, que en realidad nunca haría algo porque es lo correcto, y no porque maximiza beneficios. El vídeo se puede consultar aquí: https://www.youtube.com/watch?v=LiWlvBro9eI

Otra instancia de la tensión entre lo falso y el ocultamiento es la ley de Godhart, que afirma lo siguiente: cuando un indicador socioeconómico u otro medidor se convierte en el objetivo de políticas socioeconómicas, pierde su contenido informativo. Un ejemplo un tanto burdo es el siguiente: Si una agencia de ratings fiscales une su puntuación al crecimiento del PIB de un país, y calcula este midiendo las toneladas de cemento producidas, China puede producir una cantidad arbitraria de cemento para luego enterrarlo. Esto resultaba caunto menos curioso: la verdad como corrección está sujeta a manipulaciones en la medida en la que requiere aproximaciones, mientras que la ἀλήθεια es inmune a ese tipo de engañifas.

Un ejemplo matemático ilumina que el desocultamiento es desprendido del ocultamiento tras un proceso de conflicto, y también como es que la ἀλήθεια se refiere a la relación cambiante entre las cosas y los hombres. Así, una ecuación matemática puede ser particularmente barroca, pero a medida que se aplica a diferentes situaciones, a medida que se entiende cómo cambiar cada uno de los términos deshace la identidad; en definitiva, a medida que nos relacionamos con ella, la dificultad se derrite. Por otra parte, una ecuación puede estar diseñada a mala fe de tal forma que oculte su verdadero significado, y sometiéndola a ciertas manipulaciones se nos revela con claridad el asunto. En ambos casos, a medida que vamos relacionándonos con ella, la ecuación es igual de cierta y correcta pero progresivamente más desoculta.

La contrapalabra de ἀλήθεια es pseudos, el ocultar cuyo mostrar distorsiona y en este caso Heidegger sí da un ejemplo: El armario que colocado frente a la puerta no solo obstruye sino que distorsiona hasta el punto de pretender que no hay ninguna puerta en la pared.

Por último, con respecto al método que Heidegger emplea, este es en buena parte un análisis de lo no dicho en su decir [el decir de los griegos]. Un método análogo se utiliza en el análisis Diccionario e ideología: tres décadas de la sociedad española a través de los ejemplos lexicográficos, de la Dra. Esther Forgas Berdet que, mediante ejemplos (muchos ejemplos) del tipo [ajena]: Ella estaba ajena a todo mientras preparaba la cena, muestra la situación social en España hace unas décadas. Nótese que el propósito de la oración era exponer el significado de la palabra ajeno/a, no transmitir el prejuicio.

4. Exposición teórica.

Todo ha sido dicho ya, y sólo queda recoger todo y colocarlo con cuidado en una vitrina, de tal forma que parezca vulgar y para que jamás se pueda volver a tratar y mucho menos cuestionar. Esto por hoy se deja como ejercicio al lector.

5. Bibliografía

Siguiendo a Kant, las ideas son un bien común.

6. Nota: Se recibe con alegría toda crítica.

Había un platón tón tón

Platón, La República, 487b:
"Nadie, oh Sócrates, podría contradecirte. Pero a los que escuchan en cada ocasión lo que dices les pasan cosas como estas: estiman que es por su inexperiencia por lo que son desviados un poco por obra del argumento en cada pregunta, y al acumularse al final de la discusión todos estos pequeños desvíos, el error llega a a ser grande y aparece contradiciendo lo primero que se dijo"
¿No es curioso este fragmento, que queda sin respuesta? Y, es más, acaso no es fascinante que la pregunta sea esa y no algo como "Ninguno de tus personajes, oh Platón, podría contradecirte. Pero estos están bajo tu control, y por tanto este texto no es una discusión honesta y libre".
-Examina lo siguiente: ¿hay algo de otro género que el oído necesita para oír y la voz para ser oída, de modo que, si este tercer género no se hace presente, uno no oirá y la otra no se oirá?
-No, nada
Platón, La República, 507 c.
Una verdadera desgracia que los razonamientos dialécticos que parten de lo que se revela como obvio, forzoso o necesario dependan de que lo obvio se corresponda con la realidad o, en otros terminos, de que lo obvio no oculte la esencia de la cosa.  En este caso concreto, resulta quel sonido sí necesita de un medio físico para ser transmitido, y el tercer género al cuál hace referencia el fragmento es comúnmente el aire. Por eso, en el vacío no se oyen voces.

Creo que ambos fragmentos desvelan graves problemas con el método platónico.

Por último, frente a este fragmento final tan solo cabe un "jajajajaja lol":
Después de la superficie hemos tomado el sólido que está en movimiento, antes de captarlo en sí mismo; pero lo correcto es que, a continuación de la segunda dimensión se trate la tercera, o sea lo que concierne a la dimensión de los cubos y cuanto participa de la profundidad. Platón, La República, 528b. 

Repletar

De manifestar, manifiesto, o de abrir abierto, o de respetar respeto. Pero repleto parece como ellos,  y se crea la palabra repletar. Fascinante.


Biología para futuros presidentes. Parte I.

Hace unos meses, a principios de este año, mi profesora de biología me informó de que había sido seleccionada, junto a dos alumnos más, para participar en la Olimpiada de Biología de la Comunidad de Madrid, representando a mi instituto.

Así que unas semanas después, pasé la tarde de un viernes lluvioso sentada en una silla de la Complutense haciendo un examen de biología cuya primera pregunta trataba de las distintas especies de camélidos del mundo –hay 7, por cierto-.

La verdad es que tengo que admitir que la Olimpiada de Biología era un poco como la lotería: supones que alguien tiene que ganarla, pero no conoces a nadie que lo haya hecho. De hecho, era peor que eso, porque hacía un año ni siquiera sabía de la existencia de esta Olimpiada ni tenía ni idea de qué significaba “pasar ese examen”.

Tres días después resultó que había pasado la primera fase. Resultó, también, que había una segunda fase, práctica, que se celebraba la semana siguiente, y resultó, por último, que existía una Olimpiada Nacional de Biología en la que pude participar, junto a otros cuatro chicos madrileños, al superar la segunda prueba. Nos regalaban un curso de buceo y una semana de prácticas en un centro de investigación del CSIC, además de un fin de semana en Vigo, participando en la fase nacional. Más que suficiente teniendo en cuenta que la competición en sí misma era un descubrimiento reciente para mí.

Así que en abril, los cinco madrileños cogimos un tren hacia Vigo, cargados con distintas expectativas y un grado variable de ambición y confianza en las propias capacidades. Mi actitud, honestamente, era la de alguien que pretendía, principalmente, “disfrutar de la experiencia”, pues ya bastante increíble me parecía estar subida a ese tren. Además, los premios en Vigo eran ya palabras mayores y me parecían bastante fuera de mi alcance: representar a España en la competición Internacional en Hanoi, o en la Iberoamericana en Brasilia, como primer y segundo premio, respectivamente.

Tanto la imagen como el título corren de mi cuenta.

Fue agradable comprobar ya desde el principio que la competitividad no parecía ser la actitud predominante; pasamos varias horas del viaje hablando de xilemas y floemas, monosacáridos y  de la estructura de las proteínas, en un intento de predecir las preguntas de los exámenes, poner en común nuestras reglas mnemotécnicas y afianzar conceptos escurridizos de forma conjunta.

Al llegar a Galicia, empezamos a conocer a las otras “delegaciones”: 2, 3, 4 o 5 de cada comunidad autónoma (excepto Ceuta y Melilla, que solo contaban con un representante). Selectividad era uno de los temas predilectos, como también lo eran las aspiraciones profesionales, destacándose, como era de esperar, carreras como Medicina, Biotecnología o Biología (“sin más”). Estaban aquellos que querían trabajar en hospitales o universidades y los que querían investigar, neuronas, brazos biónicos, arañas o gorilas.

Hubo tiempo para hablar, y para estudiar, quien lo quiso, pues aparte de los exámenes, hicimos un par de visitas turísticas, una de ellas, al paraíso natural de las Islas Cíes, con un mar que recuerda a las mejores fotos del Caribe, pero al lado de casa, como quien dice. Id, volved, o apuntadlo en vuestra lista, al menos, si puede ser.

En cuanto a los exámenes… Fueron interesantes cuanto menos. Dos exámenes teóricos y cuatro prácticos ocuparon la mayor parte del fin de semana y mantuvieron unos cuantos nervios de punta durante un par de días. Tan de punta como el bisturí que utilizamos para intentar encontrar los ganglios pedios de un pobre mejillón de ría y fracasar estrepitosamente en nuestra búsqueda. Dicen que existen, pero aún tenemos nuestras dudas.

Debo decir que la entrega de premios fue sin duda uno de los momentos más emocionantes de mi vida. La intriga se mantuvo hasta el nombramiento de los ganadores, primero las cuatro platas y, después, los cuatro oros, por orden alfabético y tras una larga tanda de discursos oficiales. No hay mucho más que decir sobre este día, salvo que mucha gente estaba orgullosa de nosotros, y que mi madre, muda en el teléfono, se preparaba para investigar sobre las vacunas contra el Dengue, las fiebres tifoideas y la malaria, tan temidas en los viajes al continente asiático.

Fdo: Claudia Lombardo

La paradoja del piano

En la vida real una función sobre una variable continua puede dar lugar a resultados discretos. Por ejemplo, antes de que llegue un tren a un aestación, todos los pasajeros están distribuidos de forma uniforme en el andén.


Y cuando el tren llega, de forma muy similar a las funciones como parte entera de x, todos se colocan delante de las puertas,  tal que así:



Otro ejemplo, el que da nombre a esta paradoja, es el del piano. Si a alguien le cae un piano encima, muere. Si vamos disminuyendo el peso del piano hasta llegar a un pequeño piano del tamaño de una macetita, habrá un momento en el que el sujeto sobrevivirá. Pero antes de llegar a ese punto, la muerte por piano de cien kilos produce el mismo resultado que la muerte por piano de media tonelada. La función vivir o no morir, que toma como variable el peso, una variable continua, produce un resultado discreto.


Tenemos una situación análogamente discreta cuando alguien dice "Me gustaría, pero... (no lo haré)". En ella, el piano de media tonelada corresponde al "no lo haré" sin más, y el del "no lo haré" sazonado con una bonita excusa es equivalente al piano de cien kilos. Tanto la existencia como la no existencia de una excusa o de un sentimiento de "querría hacerlo, pero no lo haré" producen el mismo resultado y por eso algunas veces argumento maliciosamente que si un sentimiento no se traduce en un hecho real, entonces es invisibilidad pura, ergo no existe.

Por último, afirmar que la sexualidad es un espectro continuo tiene la misma naturaleza que la afirmación anterior; en el momento en el cual una persona 100% heterosexual no manifiesta ninguna diferencia detectable con respecto a una persona 99% heterosexual, el espectro es inútil, y sobretodo, no es continuo. Si dos pasajeros de tren entrasen por la misma puerta, ¿qué importa en qué lugar del andén estuvieran? y, en el caso de la sexualidad, ¿cuál es el andén?

Thinking fast and slow

Thinking, fast and slow, obra del psicólogo Daniel Kahneman, pretende proporcionar recursos para identificar y comprender los errores que cometemos al elegir, juzgar y opinar. Según el autor, en el día a día, nos dejamos guiar por nuestras emociones e impresiones y normalmente, nuestra confianza en nuestras intuiciones y creencias están justificadas. Sin desacreditar la inteligencia humana, Kahneman ofrece herramientas para mejorar las decisiones que tomamos y evitar los errores que nuestra intuición pueda cometer. Para alcanzar este fin, el libro se centra en dos aspectos. En primer lugar, busca promover el uso de un lenguaje más conciso para abarcar y entender mejor nuestro entendimiento y opiniones. En segundo lugar, parte de la premisa de que es más sencillo analizar las elecciones de los demás que las propias, y propone el cotilleo informado y fundamentado como una fuente de auto - corrección.

La idea clave que se desarrolla a lo largo de la obra es que bajo determinadas circunstancias, la intuición tiende a cometer unos sesgos determinados. Para explicar el funcionamiento de la mente, el autor introduce dos personajes ficticios que pueden interactuar entre sí, el Sistema 1 y el Sistema 2. El Sistema 1 actúa de forma rápida y automática y sin que tengamos conciencia de ello, mientras que el Sistema 2 se encarga de tareas que requieren más esfuerzo y se le asocia con la voluntad y la concentración, entre otros. El autos insiste en que estos dos personajes no existen como tal, son meramente una ficción narrativa que permiten entender mejor los procesos de nuestra mente.

El autor atribuye numerosos errores de juicio intuitivo al Sistema 1. Aunque este "personaje" sea capaz de mantener y actualizar nuestro concepto de normalidad en el mundo real, distinguiendo los eventos sorprendentes de los normales y buscar interpretaciones causales de lo ocurrido muy rápidamente, también tiene algunos puntos débiles. Por ejemplo, al tener que buscar la respuesta a una pregunta, puede sustuirla por otra cuya respuesta sea más accesible o rápida, sin que seamos conscientes del cambio. El Sistema 1 no distingue si las respuestas que proporciona proceden de nuestras habilidades y experiencias o si son meramente heurísticas. Además, el Sistema 2 frecuentemente es perezoso y no construye una respuesta propia más lenta que contraste con nuestra primera intuición. 


Algunos errores de la intuición son el efecto halo o WYSIATI (What you see is all there is) que consiste en equiparar la limitada información que tenemos con toda la que hay. Otro aspecto tratado detalladamente en el libro es la dificultad de la mente humana para pensar intuitivamente de acuerdo a los principios estadísticos, incluso en casos de expertos en este campo. Desoír leyes estadísticas básicas, argumenta Kahneman, conlleva recurrir a atajos heurísticos que distorsionan nuestros cálculos de probabilidades en el mundo real.

Después de explorar los errores de la intuición, la obra trata uno de sus defectos más notables: la confianza exagerada en nuestras opiniones y juicios. El autor pone abundantes ejemplos procedentes principalmente de la economía para explicar la ilusión de validez o la ilusión del entendimiento. En situaciones de incertidumbre, necesitamos confiar en nuestras respuestas, construyendo un resultado coherente aún disponiendo de poca información; el Sistema 1 está diseñado para sacar conclusiones incluso partiendo de pocos datos, y uno de sus fallos es no ajustar la confianza en un modelo a la cantidad y calidad de datos que lo han creado.

Thinking, fast and slow es un recorrido detallado por las debilidades de nuestra intuición y cumple eficazmente su propósito de proporcionar un vocabulario más rico y conciso para describir los procesos mentales involucrados en la toma de decisiones. Son especialmente útiles las breves frases que aparecen al final de cada capítulo a modo de ejemplo sobre cómo se podrían emplear estos términos técnicos en el habla cotidiana. No obstante, queda como tarea del lector poner en práctica las estrategias que la obra presenta para detectar posibles defectos en la intuición de los demás y finalmente ralentizar el razonamiento para tomar decisiones más acertadas nosotros mismos.

Fdo: Lucía Séchura.

¿Quién (no) mataría a su profesor de Últimas Tendencias del Arte?

¡Oh las reminiscencias!

¿Qué es el arte? La respuesta canónica en mi fascinante clase de Últimas Tendencias de Arte ha sido invalidar la pregunta. Ante la pregunta "¿Has dejado ya de pegar a tu esposa?" responder sí implica que en algún momento sí la has pegado, responder no implica que todavía la sigues abusando. Sólo cabe negar el postulado que la pregunta arrastra (Véase Mu)

Siguiendo a Todorov, "Un postulado no necesita pruebas, pero su eficacia puede ser medida por los resultados a los que se llega cuando este se acepta", y aceptar la asunción de que hay una definición rígida de arte tan solo produce reflexiones que podemos considerar estériles. De manera análoga, ante la pregunta ¿Qué son las matemáticas? la respuesta difícilmente englobaría a todos los campos de la matemática actual y que tampoco tendría excesivo interés matemático. Sin duda, la definición de la Real Academia es insatisfactoria, siquiera tan solo por ser demasiado ambigua y extensa; parece englobar ciertas áreas de la filosofía como la lógica. ¿Entonces, es la lógica filosofía o matemática? ¿Importa?

Así, se sustituye el estéril concepto de arte por el más fértil de "propuesta artística", grosso modo restringida tan solo por la necesidad de un planteamiento teórico subyacente que pueda dar pié a un análisis. Ante esto, mi respuesta inmediata fue plantearle a mi profesor un cadáver exquisito (concretamente, su cadáver) como propuesta artística. Su planteamiento teórico subyacente sería la reacción contra la excesiva extensión del concepto de propuesta artística.

Y efectivamente, mi profesor concedió el límite moral como un tope a la extensión de la propuesta artística. Y, sin percatarse, da pié a la exploración de nuevas fronteras y muy interesantes propuestas artísticas, porque, ¿qué limites merece la pena infringir sino aquellos que nadie se atreve a traspasar?

Como nota final, una interesante frontera de nuestra sensibilidad es la que Regina José Galindo desgarra en su propuesta Mientras ellos siguien libres (Aviso, superlativamente explícito: https://www.youtube.com/watch?v=UXAZ50HOj6s&t=02). Y en esta asignatura se nos pide que analicemos esta propuesta. Lo cual es terrible; lo último que la autora pretende es que su obra sea desmenuzada analíticamente. Vale.


AQUÍ tienes el enlace de verdad. Todavía tienes la oportunidad de no verlo y quedarte con un buen sabor de boca al darte cuenta de que, para enfatizar la monstruosa inteligencia del Doctor, le encontramos escribiendo no solo la fórmula de la cosecante hiperbólica y algo que tiene que ver con la ley de Biot-Savart, sino también las identidades notables (a + b)2 = a2 + b2 + 2ab y (a - b)2 = a2 + b2 - 2ab.

Platonismo: FAQ

Atención: Las opiniones y creencias expresadas en esta entrada no necesariamente expresan la posición de todo platónico. Considérese a esta FAQ (Frequently Asked Questions) como un punto de partida; responde a muchas de las preguntas de aquellos ajenos al platonismo, pero de ninguna manera representa de manera comprensiva, total y definitiva toda la teoría platónica.

¿Por qué no intenta el filósofo más que morir y aceptar sus consecuencias?

El filósofo aísla su alma en si misma, ya que el cuerpo turba al alma y le impide alcanzar la verdad. Pero, ¿qué es la muerte? La separación de alma y cuerpo. Dado que no es posible lograr el puro conocimiento mientras permanezcamos unidos al cuerpo, sólo después de la muerte gozaremos de conocimiento total.

Así, ¿no sería ridículo que un hombre que se haya preparado duramente toda su vida para vivir en un estado lo más próximo a la muerte sintiera indignación al verla llegar?

¿Qué es la reminiscencia? ¿Qué implicaciones tiene?

La reminiscencia es cuando al ver a Oliver, te acuerdas de Benji, o cuando al ver un retrato de Oliver, te acuerdas de Oliver. La reminiscencia es un acordarse de algo olvidado, y surge tanto de lo separado como de lo diferente.

Ahora bien, ¿cómo, habiendo visto con los sentidos ejemplos concretos e inferiores de lo igual, podemos llegar a la Igualdad en sí misma? ¿Como, viendo dos árboles muy semejantes que no son exactamente iguales, llegamos, no a la idea de que dos cosas sean en todo iguales, sino a la Igualdad en sí misma? Por reminiscencia, y cuando alguien ve una cosa y recuerda otra, es necesario que haya conocido antes la otra.

Es decir, es preciso que hayamos tenido un conocimiento anterior de la Igualdad, anterior a nuestros sentidos. y por tanto anterior a nuestro nacimiento. Pero lo hemos debido olvidar, pues si no, lo recordaríamos. En tal caso, el alma existía ya antes de tener forma humana y poseía la capacidad de pensar. Ergo los que aprenden no hacen más que recordar, y la ciencia no será sino reminiscencia.

¿Por qué es el alma inmortal?

Porque todas las cosas nacen de sus contrarios, ya que si no lo hicieran y lo hicieran en línea recta, todas las cosas llegarían a un mismo término y finalmente se acabarían; si lo vivo no nace de lo muerto, entonces terminaríamos llegando a un fin estático y muerto, y si lo muerto no nace de lo vivo, entonces terminaríamos llegando a un fin estático y vivo.

De esta forma, la vida y la muerte nacen de su contrario, y el morir tiene su generación contraria en el renacer. Así, las almas de los muertos están en alguna parte, de donde renacen. Enlazando el argumento de los contrarios con la reminiscencia, podemos concluir que: Dado que la vida nace de la muerte, y que el alma existía antes de nacer, es necesario que el alma del nacido proceda del alma del muerto. Así, ¿cómo no va a ser necesario que el alma sobreviva aún después de la muerte, ya que es preciso que nazca de nuevo?

Pero, ¿por qué no se disuelve el alma cuando sale del cuerpo?

¿Cuáles son las cosas que se disuelven? Aquellas que tienen elementos componentes. Ahora bien, podemos establecer una división entre, en primer lugar, la Igualdad, la Bondad y aquellos entes que se mantienen siempre en el mismo estado, y en segundo lugar los caballos, trajes, muebles y demás cosas, que nunca son imperecederos.

El alma parece más invisible, inmaterial, y cuando actúa por sí misma, tiende a cosas de su misma especie. Asimismo, a lo divino le corresponde mandar, y el alma rige sobre el cuerpo. Ergo se engloba en el primer grupo, y al no ser compuesta, no se disolverá.

Por otro lado, el cuerpo es invisible e inmaterial, y cuando el alma se sirve del cuerpo, este le arrastra hacia los elementos del segundo grupo. Por eso, tras la muerte, el cuerpo se corrompe, incluso si es embalsamado, como hacen los egipcios.


¿Cuál es el destino del alma tras la muerte?

El platonismo no responde de manera sólida a este asunto, sino que tiende a emplear mitos, en ocasiones mutuamente excluyentes, que apuntan hacia la misma, esencia, que de otra forma sería extremadamente difícil de expresar. No obstante, una buena primera aproximación es la siguiente:

Las almas de las personas cívicas se dirigirán a cuerpos de abejas o de humanos, para ser hombres de bien, mientras que el alma de aquellos que en vida se han abandonado a la glotonería, la intemperancia y el impudor o la injusticia y el robo, se aleja del cuerpo manchada e impura y se reencarnará ora en animales como asnos y semejantes, ora en lobos o halcones.

Por otro lado, si al abandonar el cuerpo el alma se mantiene pura y recogida en sí misma, entonces se dirige a un lugar semejante a ella, aproximándose a la naturaleza de los dioses. Pero esto es totalmente imposible para quienes no hayan filosofado, para aquellos cuyas almas no hayan abandonado el cuerpo purificadas.

Es por eso que el filósofo se aleja de los placeres, deseos, penas y temores, no solo para evitar los males sensibles, sino también en profilaxis contra el mal último: El alma sometida a un dolor o placer intensos está totalmente convencida de que la causa de tales sentimientos es real, cuando en verdad no lo es. Y en tal situación no puede purificarse, y al separarse de un cuerpo en seguida se reencarna, permaneciendo alejada de todo cuanto sea puro, simple y divino.

¿Por qué no podría suceder que el alma fuera como una armonía, que al romperse la lira, también terminase?

Si aceptamos la doctrina de la reminiscencia, entonces el alma existía antes de animar el cuerpo, mientras que en la lira, las cuerdas son anteriores a la armonía. Asimismo, el alma da órdenes y se opone a los deseos del cuerpo, pero la armonía no puede oponerse a los designios de la lira. Es por esto por lo que el alma no puede ser como una armonía, sino que es inmortal.

A pesar de que el hombre es más duradero que cualquiera de los trajes que lleva, puede haber un último cuerpo y un traje que le sobreviva. ¿Por qué no puede habitar el alma en muchos cuerpos, y luego perecer?

El fuego nunca será fuego y frío al mismo tiempo, y el 3 nunca será 3 y par al mismo tiempo. Por tanto, existen ciertas cosas que, sin ser lo contrario a otras, las rechazan, de la misma forma que el tres no es lo contrario de lo par pero no lo acepta.

Nos podemos preguntar, entonces, ¿qué debe existir en el cuerpo para que este esté vivo? El alma. Luego el alma siempre trae con ella la vida, y nuca recibirá lo contrario de lo que lleva en sí misma. Ergo el alma es inmoral e imperecedera.

Por último, cabe añadir que si la muerte lo disolviera todo, esto sería ventajoso para los malos, y los platónicos mantenemos la firme esperanza de que hay algo más allá, algo que tiene mejor trato para los buenos que para los malos. El gran filósofo alemán Kant coincide en esto con nosotros.

La verdad sobre el caso Amancio Ortega

Tiempo Estimado de Lectura: 2h.

Una formidable fractura fáctica fácilmente falsable entre mis conocidos de derechas y de izquierdas es el caso de la responsabilidad corporativa de Inditex. ¿Es una empresa moral, o simplemente, el demonio? Resulta quel padre Google me ha permitido investigar esto con cierta exhaustividad.

Ahora podría, como tal vez se espera, seguir un texto de opinión, de doxa. Al fin y al cabo, la plebe quiere que le digan qué opinar. En este caso, además, dado quel tema no es trivial, podría, bajo el comienzo de "Lo esencial sobre el tema es...", escribir un convincente párrafo retratando a Inditex ya como el parangón de la Responsabilidad Corporativa, ya como una empresa con el corazón de hielo, si es que tuviera corazón. También podría concluir con un engañoso "como sucede en estos casos, la realidad se encuentra entre ambos extremos".

Pero hoy no me siento cínico, y en vez de dictar dogma, he preferido recopilar algunas fuentes que, tras ser leídas, os puedan ayudar a formaros vuestra propia opinión. Por supuesto, no tengo agenda alguna y mi subjetividad, de tan próxima a nula, es casi negativa. Otros podrían incorporar su sesgo en la selección de fuentes o  incluso en el orden de presentación de las mismas, pero yo soy bueno; os podéis fiar de mi.

Fundamentos en el papel: 


¿En qué medida reafirma derechos y legislaciones ya preexistentes? ¿En qué medida utiliza lenguaje ambiguo?

Noticias:


Nótese la confluencia entre deber moral e imagen corporativa. ¿Cuál parece primar?

Recomendado, con riesgo de aumento de cinismo. Compárese la noticia anterior, redactada por Inditex, con la de El PaísInditex renueva su acuerdo marco con el sindicato IndustrialALL, y con la de El Confidencial

Análisis sindical:



Subjetividad experta:




Escándalos





Nótese el sesgo de las fuentes de CCOO, que, ante la inhabilidad de gobiernos como Bangladesh de garantizar buenas condiciones laborales para sus ciudadanos, proponen acciones sindicales antes que,  p.ej. soluciones gubernamentales.

Después de haber leído estos textos, ¿en qué medida es el Acuerdo de Inditex una floritura y en qué medida produce resultados reales? ¿en qué medida son los problemas en la cadena de producción de Inditex endémicos a la industria o a los países en los que se encuentra, en oposición a la propia compañía? ¿encontramos malicia?

Extra: Inténtese encontrar en los documentos anteriores, en especial los producidos por Inditex, una frase moralmente sintética, es decir, una cuya negación sea sustancial, es decir, que no sea obviamente inaceptable. Por ejemplo, la negación de "Inditex no permitirá ninguna forma de trabajo forzado ni involuntario en sus fabricantes y proveedores" es  "Inditex permitirá formas de trabajo forzado y/o involuntario en sus fabricantes y proveedores" y la frase no es moralmente sintética.

Desaceleración

Yo lo he intentado, pero no puedo compaginar dos entradas a la semana, dos manos, dos carreras, dos amigos (¿tres?¿cuatro?¿más?), dos novias, dos legiones (una los martes y otra los viernes), un idioma y un cuerpo al que tengo bien abandonado. Ya lo dijo el malo de La princesa prometida: Tyrone, you know how much I love watching you work, but I've got my country's 500th anniversary to plan, my wedding to arrange, my wife to murder and Guilder to frame for it; I'm swamped. Ergo reduzco mi otrora frenético ritmo de publicación a tan solo algunos domingos. El próximo traerá algo bonito, pero hoy, os dejo un comic:

Contra la sintaxis

Creo que los Sintagmas preposicionales, y generalizando, la sintaxis en general, no tiene una naturaleza clara sino una mucho más caótica de lo que el ordenado análisis sintáctico escolar y sus ínfulas de rigurosidad nos ha dado a entender.

Consideremos los siguientes ejemplos: En primer lugar, el par "Siempre hay algún tipo de relación recíproca entre el espectador y la obra" y "Siempre hay relaciones recíprocas de algún tipo entre el espectador y la obra". Y en segundo lugar "La perra de tu prima", que puede ser análogo tanto a "El libro de tu abuelo" como a "El imbécil de mi padre".

Cuando dos construcciones pueden tener una estructura tan diferente y  un significado tan parecido, tan parecido que cualquier diferencia se podría achacar a fantasmagorías que surgen precisamente del análisis sintáctico, y cuando simultáneamente pueden tener una estructura aparentemente idéntica y significados inconexos, en definitiva, cuando la clasificación no conduce al conocimiento, entonces merecemos el doctorwhoesco apelativo de Puddinghirne.


Pero además esto es generalizable a incluso al concepto, esta vez morfológico, de adjetivo. Uno pensaría que todos los adjetivos son igual de adjetivos, pero resulta que algunos son  más adjetivos que otros. Es decir, hay un espectro entre el adjetivo y el verbo. "He sido irritado/convencido" < "Está irritado/convencido" < "Es irritante/convincente" < "Es vulgar". Si consideramos la frase en alemán "Es ist überraschend", esta se traduce literalemente como "Es soprendente", pero soprendente es un adjetivo mientras que überraschend es un verbo (un participio).

Ya se veía venir cuando nos dimos cuenta de que los CReg no se regían por principios universalizables, pues no eran ni programables ni predecibles ni traducibles. Posiblemente deberíamos leer alguna tesis doctoral sobre el tema, y tenemos a Chomsky pendiente, pero de momento parece que las relaciones morfosintácticas son tan solo dictadas por la convención intrascendente.

Y no solo lo parece, sino que además lo es. Induciendo a partir de los finitos pero suficientes ejemplos anteriores, concluimos que el edificio de la sintaxis ha debido ser creado por una casta y por ello es, en último término, franquista. Y a aquellos errejonistas que digan lo contrario (tal vez defendiendo la verdaderamente ridícula opinión de que el asunto es más complicado que una entrada) no se les puede sino alentar firmemente hacia la ortodoxia.

Cínico Cadalso

Cómo me divierto al encontrarme fragmentos punzantes:
"Siempre que las bodas no se forman entre personas de iguales en haberes, genios y nacimiento, me parece que las cartas en que se anuncian estas ceremonias a los parientes y amigos de las casas, si hubiera menos hipocresía en el mundo, se pudieran reducir a estas palabras: «Con motivo de ser nuestra casa pobre y noble, enviamos nuestra hija a la de Craso, que es rica y plebeya». «Con motivo de ser nuestro hijo tonto, mal criado y rico, pedimos para él la mano de N., que es discreta, bien criada y pobre»; o bien éstas: «Con motivo de que es inaguantable la carga de tres hijas en una casa, las enviamos a que sean amantes y amadas de tres hombres que ni las conocen ni son conocidos de ellas»; o a otras frases semejantes, salvo empero el acabar con el acostumbrado cumplido de «para que mereciendo la aprobación de vuestra merced, no falte circunstancia de gusto a este tratado», porque es cláusula muy esencial". Carta XXII, de Cartas Marruecas 

"Pasad al libro cuarto, que es el más bonito; decid lo de la selva, tempestad, cueva, etc. y deste modo tomad una flor de cada ramillete, por toda la extensión de la obra; y todo el mundo os tendrá por grandes poetas, y tan grandes que os encargarán acabéis los versos que lo necesitan en la Eneida. De más a más habéis de insinuar con aire misterioso, y como si él mismo hubiera venido a propósito del otro mundo para decíroslo al oído, que si Virgilio hizo tan llorón y tan supersticioso a su héroe fue por lisonjear a Augusto, cuyo carácter era muy análogo al fingido de Eneas; y no olvidéis la palabra análogo, por amor de Dios, porque ya veis que es muy bonita". Los eruditos a la violeta.
Nótense las numerosas similitudes entre ambos, a pesar de los intentos de Cadalso de pretender chanelar español marroquízado.

Algunas bonitas palabras en desuso

Buscando en el omnisapiente Google, con los indescifrables símbolos "site:dle.rae.es adv. desus" encontramos los siguientes pintorescos adverbios:

demientra: adv. desus. mientras

mantentiente (Del ant. part. act. de mantener.): adv. desus. En el momento, al instante.

Y ¿qué es el "ant. part. act"? El antiguo participio activo de "mantener"; En el español "quedan gran número de substantivos cuya etimología se remonta a antiguos participios de futuro activos latinos: armadura, factura, fisura, ligadura, limadura, metedura". También hubo participios activos, los cuales "hoy se integran, en su mayor parte, en la clase de los adjetivos, (alarmante, permanente, balbuciente...), o de los sustantivos, (cantante, estudiante, presidente...); algunos se han convertido en preposiciones, (durante, mediante...), o en adverbios, (bastante, no obstante...)". [Léase más en Wikipedia o en la R AE]

Y, en cierta medida, estos métodos de derivación siguen hoy vigentes: Sin que la RAE las reconozca, puedo decir y se me entiende: una figura distrayente, una lectura capturante, una mirada magnetizante, una campaña desprestigiante. Una afeadura horripilante, una alargadura del periscopio, una cagadura o meadura de perro, etc.

contino, na 1. adj. desus. continuo.

luengo, ga Del lat. longus. Sup. irreg. longuísimo; reg. luenguísimo. 1. adj. cult. largo. 2. f. desus. dilación (‖ demora, tardanza).

He introducido "longuísimo" en una conversación con mis amigos y cuando me corrigieron, zasca. 

denante Del lat. de in ante. 1. adv. p. us. antes (‖ con idea de prioridad de tiempo).

puridad Del lat. purĭtas, -ātis. 1. f. Cualidad de puro. 2. f. desus. Cosa que se tiene reservada y oculta. 3. f. desus. Reserva, sigilo.

en puridad 1. loc. adv. En realidad, en sentido estricto, a decir verdad. 2. loc. adv. desus. Claramente o sin rodeos. 3. loc. adv. desus. secretamente.

En puridad no está en desuso; tras leer El Conde Lucanor mi círculo de amistades lo usa con bastante frecuencia.


malavez Tb. mala vez. De malavés. 1. adv. desus. apenas.

dende Del lat. deinde 'después'. 1. adv. desus. De allí; de él o de ella; desde allí. U. c. vulg. 2. prep. desus. desde. U. c. vulg.

a macha mazo 1. loc. adv. desus. a machamartillo (Con gran firmeza o convicción).

rafez 1. adj. desus. Vil, bajo, despreciable, de poco valor. de rafez 1. loc. adv. desus. Con poco esfuerzo, con facilidad.

allende
Del lat. illinc 'de allí'.
1. prep. cult. Más allá de. Su fama se extendía allende nuestras fronteras. Se dirigió hacia allende las dunas.
2. prep. cult. Además de, fuera de. Tomaron el vino que habían traído, allende lo que había en la bodega.
3. adv. dem. cult. De la parte de allá, al otro lado. Los que consiguieron atravesar los Andes, permanecieron allende. U. a veces con un complemento introducido por la preposición de. Los vio allende de la valla.
4. adv. dem. cult. La parte de allá, el otro lado. U. precedido de prep. U. a veces con un complemento introducido por la preposición de. Vinieron de allende de las colinas.
5. adv. cult. además. U. con un complemento introducido por la preposición de. Allende de ser hermosa, era discreta.

desús Del lat. de 'de' y sursum 'hacia arriba'. al desús 1. loc. adv. desus. encima.

La definición de "desús" es inadvertidamente autorreferente.

onde Del lat. unde 'de donde'. 1. adv. desus. En donde. 2. adv. desus. De donde. 3. conj. causal. desus. Por lo cual, por cual razón.

Intuyo que recientemente este adverbio renace, por aféresis de la de de dónde.

Por último, de los creadores de "Sube arriba", "Bajad abajo", "Entra dentro" y "Salid fuera" llega "Retrotraigámonos hacia atrás", que ha llegado a mi atención cortesía de uno de mis profesores de matemáticas.

Teorías de la cultura

Frente a un concepto amplio de cultura, se prefiere uno que, abarcando menos, revele más. Para ello Kessing recorre las diferentes teorías de la cultura, comenzando por (la perspectiva que entiende a) las culturas como sistemas adaptativos, la cual considera que la adaptación genética al medio se complementa mediante la adaptación cultural. Pone énfasis en los factores productivos, con la expectativa de que los cambios comiencen en los aspectos ligados a la producción, y concibe a los sistemas ideacionales como algo epifenoménico.

En oposición y contraste encontramos las múltiples teorías ideacionales de la cultura. De entre ellas, la cultura como sistema estructural entiende que las condiciones materiales constriñen pero no explican la cultura; en el mundo de la cultura el hombre impone su propio orden. Las culturas se perciben como sistemas simbólicos compartidos, como una acumulativa creación de la mente. Esta transciende a los actores individuales, si bien las estructuras de sus dominios revelan la estructura de las mentes que las generan.

Extremadamente similar es la cultura como sistema simbólico, que también entiende a los sistemas culturales como ‘ideacionales’, un cuarteto de Beethoven, al igual que las culturas, trasciende sus interpretaciones concretas. Aquí interesa estudiar los significados compartidos, si bien existe el peligro de encontrarle coherencia interna a un sistema viable pero torpe y contradictorio. Dentro de esta tendencia, Schneider, de forma poco seria, afirma que “La cultura, en algún sentido, existe por si misma, independiente de sus manifestaciones imperfectas en los pensamientos y acciones de los que las incorporan”. Por otro lado, cuando Geertz afirma (o cuando Kessing afirma que Geertz afirma) que la cultura está entre la gente quiero creer que está siendo de alguna manera metafórico, de forma similar a cuando se dice que ‘Comala es un personaje más de Pedro Páramo’.


La idea que defiende el autor, muy bonita filosóficamente, es entender la cultura como sistema cognitivo, la teoría parcialmente inconsciente que cada individuo tiene sobre lo que los compañeros saben y creen, la teoría sobre el código común, las reglas del juego. Y ya que hay variedad entre modelos individuales, la descripción cultural siempre será un abstracto. Asimismo como réplica al adaptacionismo, Kessing matiza que lo que está directamente formado por presiones selectivas es cómo viven los seres humanos, no cómo conceptualizan el juego de la vida (!). Estas dos ideas son verdaderamente fascinantes, la primera revela el interesante hipotético de dos conceptualizaciones diferentes para una misma forma de actuar, por ejemplo una coronación ficticia, burlesca y con sorna, como la de Quasimodo, y una verdadera, como la de la reina de Inglaterra, que siguieran el mismo ritual.

También señala que las adaptaciones culturales pueden ser tanto a las presiones de la psique humana como al ambiente externo. Por tanto, esta última perspectiva tiene como ventaja el hacer hueco a la influencia biológica en la cultura, y en especial a la estructura de la mente, aspectos sin los cuales cualquier análisis antropológico se volvería un mero ejercicio literario.

Esquema:

1. Adaptacionismo cultural
 2. Teorías ideacionales de la cultura
2.1. Sistemas simbólicos compartidos, acumulativas creaciones de la mente
2.2. La cultura como sistema simbólico, como un cuarteto de Beethoven
2.3. La cultura como sistema de conocimiento.

Bibliografía:

KESSING, ROGER M. Theories of culture, Annual Review of Anthropology, 1974, pp. 73-97, tal y como es recogido en VELASCO, HONORIO M. Lecturas De Antropología Social Y Cultural: La Cultura Y Las Culturas. 3ª ed. Madrid: UNED, 2010.

Diez objeciones al pensamiento crítico

1) El pensamiento crítico tal y como hoy se entiende y practica es, en última instancia, hipócrita, pues pretende cuestionar todo sin cuestionar ni a los valores en los que nuestra sociedad se fundamenta ni a sí mismo. Es decir, no escapa al etnocentrismo. Plantear siquiera la pregunta "¿Son los judíos inferiores?" sería extraño, sospechoso, inapropiado, incluso aunque los resultados revelasen que la comunidad judía tiene cerca de diez puntos de IQ más que la población general (Véase este estudio: https://www.cambridge.org/core/journals/journal-of-biosocial-science/article/natural-history-of-ashkenazi-intelligence/170E96F5581A9F39524DAC717886D945) o que tienen una representación desproporcionada en los premios Nobel.

2) El pensamiento crítico tiende a asumir que hay una verdad absoluta, a la que se llega mediante el pensamiento crítico.

3) El pensamiento crítico deja de tener ángel al ser coartado y definido por el espacio de posibilidades que nuestra sociedad considera aceptable (véase la ventana de Overton); enmascara nuestros valores. Surge de occidente y no sale de ahí. Por ejemplo el IBO, organización que pretende ser global y genial no considera a la cultura grecorromana como un sistema indígena, pero sí a todo lo demás. En relación a esto, veáse http://www.nytimes.com/2016/07/03/opinion/sunday/the-myth-of-cosmopolitanism.html

4) El pensamiento crítico define por oposición un pensamiento no crítico y común. De esta forma instaura una élite, fomenta la arrogancia y el desprecio hacia los camaradas más simples.

5) No enseñes a apreciar ni al buen chocolate ni al pensamiento crítico. Si enseñas a alguien a apreciar el buen chocolate, le impides saborear el chocolate de supermercado; sustituyes una fuente de disfrute fácil y barata por una difícil y cara, que además nadie comparte. Y no hay vuelta atrás.

6) El pensamiento crítico impide la opción de Aura mediocritas:

En un viejo país ineficiente, 

algo así como España entre dos guerras 
civiles, en un pueblo junto al mar, 
poseer una casa y poca hacienda 
y memoria ninguna. No leer, 
no sufrir, no escribir, no pagar cuentas, 
y vivir como un noble arruinado 
entre las ruinas de mi inteligencia.

7) El conformismo lleva a una plácida resignación. El pensamiento crítico lleva al resentimiento, el resentimiento lleva al sufrimiento y el sufrimiento lleva al lado oscuro.

¡Es UN ZAPATO!
Recientemente me he dado cuenta de que jugar a Copas (una variante más simple de Lobo, o Pueblo duerme) de manera irracional, caótica y vitalista es mucho, mucho más divertido que jugar de forma cerebral.

8) En nuestra sociedad el pensamiento crítico es una maladaptación. Tal vez replicar a tu jefe o a tu padre sea lo correcto en un sentido profundamente metafísico, pero en la vida real tal vez te despida. En el día a día, la ineficiencia es muestra de lealtad, aprecio o amor.

9) El pensamiento crítico es peligroso si se utiliza su forma pero no su fondo, por ejemplo al partir de conclusiones a priori. Véanse las vías tomasinas.

10) El pensamiento crítico complica innecesariamente lo inmediato del sentido común y produce intranquilidad. Ahuyenta la felicidad del manso.

11) Sus resultados no son aceptados. Si le dijese a mi abuela que por pensamiento crítico he llegado a deducir que Podemos es el mejor partido para España, me desheredaría. Si le dijese a algún amigo comunista que, por pensamiento crítico, he llegado a la conclusión de que el PP es el mejor partido para España, tendría un amigo menos.

12) El pensamiento crítico es obstruido, casi imposibilitado por la ineludible irracionalidad del ser humano. Véanse Kahneman et al.

13) El pensamiento crítico es un mito. Lo adecuado sería haber comenzado esta lista con una caracterización del pensamiento crítico, pero la mejor definición que he podido obtener ha sido "alcanzar la verdad con el sólo ejercicio de la reflexión" ¿Alguien puede definirme con gran precisión qué es exactamente el "pensamiento crítico"? ¡El término es tan difuso que no significa nada! Si alguien menciona el "pensamiento crítico", os está intentando vender algo.

Semaforus: Por qué los madrileños cruzan bien en rojo

Me ha mantenido despierto muchas noches el misterio de la asombrosa habilidad de los madrileños de cruzar la calle cuando les place, evitando los coches (todos los coches). La respuesta, a posteriori, se me revela obvia y trivial: Esta capacidad es el resultado de una fortísima presión evolutiva: poder cruzar semáforos en rojo supone una beneficiosa adaptación y por tanto una no negligible ventaja comparativa.

De esta forma, tras cierto número de generaciones, aquellos que son incapaces de cruzar habilidosamente son inevitablemente atropellados, mientras que aquellos que sí pueden sobreviven y transmiten sus superiores genes a sus descendientes. No obstante, si bien el argumento holístico parece robusto, es sin duda todavía necesario examinarlo con más profundidad y responder a aquellos que pudieran argumentar que, como el matrimonio o la relación sexual no dependen directamente de las destrezas semafóricas, la presión evolutiva no es tal.

A quienes afirmasen tal ridiculez no se les podría sino responder mediante un robusto modelo matemático. Pretendamos que, en el inicio de los tiempos, antes de la llegada del automóvil a la urbe, encontramos una población homogénea en cuanto a habilidad evasivo-semaforística (y nos es indiferente quel lector nos de o no la razón en este punto, ya que de alterarse es trivial comprobar que se llega a idénticos resultados, si bien posiblemente en un período de tiempo más prolongado). Podemos así, por golpe de definición, asignar un 1 a los totalmente ineptos y un diez a aquellos verdaderamente excelente, de forma similar a la tribal tradición de juzgar en una escala similar a las féminas, asignando el 1 a las verdaderamente horripilantes y el 10 a las inusitadamente arrebatadoras. 

Asimismo, postulamos que la población permanece constante y que, grosso modo, el riesgo de morir atropellado disminuye con el inverso de la puntuación en nuestra escala. Así, si el inverso de 3 es 1/3 y el inverso de 10 es 1/10, la probabilidad de muerte de un 3 y la de un 10 se relacionan tal que 1/3: 1/10 → 10:3. Asimismo, si queremos ser consecuentes con el paradigma darwinista, debemos implementar cierta mutación, quen nuestro modelo afectará por cada generación a uno de cada 100 sujetos negativamente y a otro positivamente. Aquí recordamos las palabras de Todorov: 'Un postulado no necesita pruebas, pero su eficacia puede ser medida por los resultados a los que se llega cuando este se acepta'.

¿Ahora bien, a qué resultados llegamos?. Mediante el siguiente experimento informático, realizado gracias a un código de este servidor, disponible en el siguiente repositorio: https://github.com/ NunoSempere/Semaforus, obtenemos la siguiente evolución demográfica:



Comienza con una población de 1000 individuos repartida de forma homogénea en cuanto a habilidad del 1 al 10 en el eje y. Tras ser sometida a las presiones demográficas que ya hemos comentado (para más detalle véase el código), tras unas meras 1000 generaciones, la última fila ya casi ha desaparecido, y simultáneamente se alcanzan cotas superiores verdaderamente asombrosas.

¿Cuál es la moral de esta historia? Quel texto pseudo-científico permite llegar a conclusiones absurdas. Esto por sí mismo sería inofensivo, pero resulta quen numerosas ocasiones, el diálogo experto simplemente es incomprensible por el lego. A cuento de esto, recuerdo una historia en la cual en la corte de Catalina la grande, para callar al ateo Diderot, Euler exclamó: "a + bn / n =x, y por tanto, Dios existe". Diderot, no sabiendo matemáticas, no pudo responder.

Y por tanto debemos ignorar el falso cientifismo que dice que cruzar rápido semáforos el resultado de una presión evolutiva, o que la tierra es plana. Permítaseme una breve pero necesaria digresión: De existir un Dios, este deberá ser antítesis de lo móvil y de lo voluble, pues si es movido por algo que no es él mismo, no será causa primera, y por tanto no será Dios. Y este Dios, siendo inmóvil, será una fuente de orden para este nuestro constantemente mutante mundo. Y este orden primero sólo se podrá manifestar en biyección con el orden ya presente en el mundo, es decir, mediante la ley. 

¿Y qué ley encontramos en la pregunta que nos atañe? Indudablemente, la ley del semáforo. Un semáforo que nos atrae mediante la vía de la eficiencia y de la finalidad, Y por eso los madrileños pueden cruzar la calle en en rojo, porque Semaforus les protege mientras se mueven amorosamente en su dirección. Tan solo ocurre que al pasar a la otra acera se desprenden de la íntima conexión con Semaforus, despiertan como de un sueño y siguen con sus tristes vidas.

Como últimas palabras, planteo la siguiente pregunta: Si bien ambos erran, ¿cuál está menos mal, el modelo matemático espurio o el culto a Semaforus?