A buen entendedor, patada en los cojones

Como la mayoría de refranes son bimembraciones, se puede sustituir la segunda parte por "patada en los cojones". Por ejemplo,

A buen entendedor, patada en los cojones.
A buen hambre, patada en los cojones.
A caballo regalado, patada en los cojones.
A quien madruga, patada en los cojones.
Al pan, pan, y al vino, patada en los cojones.
En casa del herrero, patada en los cojones.
En el país de los ciegos, patada en los cojones.
En la mesa y en el juego, patada en los cojones.
Más sabe el diablo por viejo que por patada en los cojones.
Más vale mal conocido que patada en los cojones.
Más vale pájaro en mano que patada en los cojones.


No hay comentarios:

Publicar un comentario